!ÁNIMO PARA LOS ESTUDIANTES DE LA PAEG!

domingo, 6 de marzo de 2011

PRÁCTICO. COMENTARIO DEL PERFIL NORTE-SUR PENINSULAR.

Explique y comente el perfil esquemático de Norte a Sur de la Península Ibérica que se acompaña. 

En el perfil topográfico se suceden las siguientes unidades de relieve peninsular:
 Cordillera Cantábrica.
Es una barrena montañosa con una línea de cumbres entre los 2.000 y 2.500 metros que discurre paralela a la costa durante 400 km. Esta cadena montañosa separa la Meseta del mar y la aisla de la influencias marinas. Formada durante la orogénesis alpina presenta dos sectores diferenciados:
- Sector oeste de materiales paleozoicos (Macizo Asturiano), que formaba parte del zócalo de la Meseta y rejuveneció en la orogénesis alpina. El sector oriental es el de los Picos de Europa, el más alto de la cordillera es Torre Cerredo con 2.648 metros.
- Sector este de materiales secundarios calizos (montaña santanderina), que fueron depositados por el mar en el borde de la Meseta y se plegaron en la orogénesis alpina. Destaca la Sierra de Híjar con más de 2000 metros.
 Cuenca sedimentaria del Duero (submeseta norte).
La Submeseta Norte se extiende fundamentalmente por la cuenca del Duero y ocupa unos 50.000 km2. Sus características principales son la elevada altitud, entre los 700 y 800 metros, y la existencia de un relieve llano apenas modelados por el curso de los ríos. 
Es una unidad morfoestructural herciniana, constituida por una gran superficie plana donde afloran rocas antiguas (zócalo paleozóico en la zona occidental), sedimentos calcáreos (zona oriental) y arcillas (materiales erosionados a las montañas de alrededor en el centro). A pesar de su aparente homogeneidad que le da su relieve plano, su evolución ha sido compleja: parte de la cordillera herciniana, luego erosionada y fracturada en la orogenia alpina, dejando unos bloques hundidos (fosas tectónicas o graben) y otros levantados (horst). Uno de los bloques hundidos (deformación convexa del zócalo paleozoico, luego lago interior desecado y rellenado de sedimentos terciarios) dio lugar a la submeseta Norte.
Las formas de relieve que podemos encontrar son las siguientes: páramos elevados (relieve residual formado por sustratos calizos resistentes), cerros ( pequeñas elevaciones que la erosión fluvial ha dejado en resalte), campiñas (asociada al valle fluvial con tierras arcillosas) y penillanuras (relieves de desgaste por erosión continuada del zócalo en la zona occidental, los ríos que la atraviesan se encajan). 
● El Sistema Central.
El Sistema Central sirve de separación entre las dos submesetas. Es una gran alineación montañosa en dirección sudoeste-noreste con una longitud de unos 400 km. Sus cumbres son superiores a los 2.000 metros, y la máxima altura es el Pico del Moro Almanzor, de 2.592 metros. Es una gran zona elevada dentro del antiguo zócalo paleozoico, levantada por la orogenia alpina, por tanto, está constituido por un conjunto de bloques levantados (sierras) y hundidos (valles interiores). Predomina el material granítico que singulariza sus características formas de relieve como los berrocales, las cimas suaves, los galayos y los restos de molado glaciar (lagunas, circos glaciares y morrenas). 
Las Sierras más altas, que superan los 2.500 metros en Gredos, Béjar y Guadarrama, se sitúan en la parte central. Otros accidentes significativos son sierras de Ayllón, Gata y la Estrella, y los valles de Lozoya, Tiétar, Amblés, Jerte y Alagón.
● Cuenca sedimentaria de la submeseta sur, compuesta por las cuencas de los ríos Tajo y Guadiana separadas por los Montes de Toledo.
La submeseta sur ha tenido una evolución similar a la Submeseta Norte. Sobre el antiguo zócalo herciniano que constituye su base se formó un lago interior en el Terciario que, al colmatarse, dio origen a una cobertera sedimentaria horizontal sin plegamientos. Sin embargo, tiene una menor altitud, entre 600 y 700 metros y es más compleja pues la presencia en su interior de los Montes de Toledo la divide en las cuencas del Tajo y del Guadiana.  Según su origen, formación y materiales podemos hablar de varias zonas y formas de relieve características:
- Zona nororiental de las provincias de Cuenca y Guadalajara. Las "parameras" donde podemos encontrar las siguientes formas de relieve: páramos, mesas y cerros testigos.
- Curso medio del Tajo y del Guadiana. Amplios valles (campiñas) escalonados (terrazas) colmatados por sedimentos arcillosos.
- Llanura manchega (mayor superficie horizontal de España) compuesta por estratos calizos sin deformar, pues se formó después de las orogenias.
- Campo de Calatrava, zona ligeramente inclinada con presencia volcánica (conos y cráteres apenas perceptibles).
- Penillanura extremeña, prolongación de la zamorana-salmantina, es una superficie de erosión del zócalo muy monótona a pesar de la presencia de montes isla, formados por rocas muy duras (cuarcitas) resistentes a la erosión. 
- Los Montes de Toledo separan la cuencas del Tajo y Guadiana. Es una alineación montañosa de unos 200 km de largo y con cimas superiores a 1.200 metros. Es un bloque del antiguo macizo herciniano levantado, pero de menor altura que el S. Central y sin formar un escalón de fuerte pendiente gracias a una rampa formada con los restos de la erosión. Destacan las Sierras de Guadalupe con más de 1.600 metros, Sierra de San Pedro y la de San Mamede, ya en Portugal. 
● Sierra Morena.
No es propiamente una cordillera sino un brusco es­calón de unos 400 km de longitud que separa la Meseta del valle del Guadalquivir, con un desnivel de 1.000 metros sobre el que los ríos han excavado profundas gargantas como Despeñaperros.  Se ha interpretado como una gigantesca falla, pero parece que se trata de una gran flexión fracturada en muchos puntos, producida por el empuje desde el sur al le­vantarse las cordilleras Béticas. Pertenece al antiguo zócalo herciniano, con roquedo es paleozoico. Sus sierras más destacadas son Madrona, Pedroches y Aracena.
● Depresión del Guadalquivir.
Es una amplia llanura de forma triangular abierta al mar. No tiene apenas accidentes del relieve destacables y su altitud media es muy baja, en torno a los 150 metros. Esta cuenca quedó sumergida bajo las aguas del mar en el Terciario. Desde entonces ha seguido un lento proceso de colmatación, que ha terminado por rellenarse recientemente, el mejor exponente son las marismas y zona de inundación en Cádiz y Doñana. 
● Sistemas Béticos integrados por las cordilleras Subbética y Penibética, separadas por el surco o depresión intrabética. 
Con una longitud de 620 km, es el sistema montañoso más meridional de España y el que cuenta con la mayor cima de la Península en Sierra Nevada: el pico del Mulhacén de 3.478 metros. Su origen está en la deformación que sufrida a consecuencia del empuje de la placa africana. Sus rocas son sedimentarias y muy plásticas, dando lugar a algunos pliegues muy complicados (mantos de corrimiento). Están estructuradas en dos grandes conjuntos. 
-La Cordillera Penibética, al sur, bordea la costa y tiene las cimas más altas. En ella aflora material paleozoico (restos del viejo macizo herciniano Bético-Rifeño) levantados con la orogenia alpina y dando lugar a cimas suaves por la erosión. Relieves destacados: Sierra Nevada y Sierra de Baza.
- La Cordillera Subbética, en el interior, que se se extiende desde Cádiz a Levante, tenemos rocas sedimentarias fuertemente plegadas (mantos de corrimiento) y con cimas agrestes, sobre las que ha actuado la erosión más reciente. Destacan las sierras de Grazalema, Magina, Sagra, Cazorla y Espuña, que alcanzan desde los 1.500 metros hasta los 2.000 metros. Junto a estas, podemos hablar de las Sierras Prebéticas con estratos sedimentarios menos profundos plegados, caso de las Sierras de Alcaraz y Aitana. 
 - La Depresión Intrabética es un grupo de fosas tectónicas o cuencas erosionadas en roca blanda como las hoyas de Ronda, Antequera, Guadix y Baza

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...