!ÁNIMO PARA LOS ESTUDIANTES DE LA PAEG!

lunes, 21 de febrero de 2011

PRÁCTICA. MAPAS DE LOCALIZACIÓN INDUSTRIAL.

El mapa de localización espacial de la industria en España es cambiante en función de las lógicas espaciales que determina el sistema económico capitalista en relación a la industria, pasando de una localización muy determinada geográficamente a una gran independencia. 
La industria tiende a localizarse en los espacios que presentan las mayores ventajas para lograr el máximo beneficio reduciendo costes. No todos los factores tienen el mismo peso en la localización industrial. Además, la importancia de cada uno varía para los distintos sectores industriales y con el paso del tiempo.

1.Factores clásicos
Las pautas clásicas que explican la localización de la industria en el espacio son:
- La proximidad a las materias primas y fuentes de energía.
- La existencia de un mercado de consumo que asegura al empresario un mínimo de rentabilidad y proporciona las economías de escala.
- La presencia de mano de obra (mercado de trabajo) abundante y barata o bien preparada.
- La existencia de buenos sistemas de transportes para los productos.
- La disponibilidad de capital o la capacidad para atraerlo.
- La existencia de sectores de apoyo, es decir, de otras empresas industriales y de servicios que funcionen de forma eficiente y de buenas infraestructuras y equipamientos.
- La política industrial del Estado, que puede favorecer la implantación industrial en determinadas áreas mediante diversas concesiones.
En la industria tradicional la importancia de cada factor variaba para cada sector industrial y dio lugar y dio lugar a localizaciones diferentes: regiones de base extractiva, junto a los recursos naturales; de base portuaria, junto a puertos que aseguren el transporte de los recursos; y aglomeraciones urbanas que aportan mercado laboral y de consumo, servicios y equipamientos. 
En estas áreas, la industria tendió a concentrarse en grandes aglomeraciones industriales, donde las empresas podían beneficiarse de una acumulación de economías externas: facilidades para el abastecimiento (industrias complementarias), el transporte, la obtención de mano de obra (centros de formación profesional) y las ventas (mercado amplio y diversificado); la existencia de servicios necesarios para la gestión (asesorías, seguros) y el mantenimiento técnico (talleres de reparación); la abundancia de equipamientos; el acceso a la información y a la innovación, etc. Son las ventajas de las llamadas economías de aglomeración, que tienden a atraer a estos lugares a un número creciente de industrias dependientes o relacionadas con las existentes.
En España, desde el comienzo, la industria se concentro espacialmente en la zona cantábrica, en la catalano-levantina y en Madrid. En ellas se crearon concentraciones urbano-industriales que atrajeron posteriormente a nuevas industrias. 

2. Factores actuales.
Desde la década de 1980 se observan cambios en los factores y en las tendencias de la localización industrial (aunque se mantienen las gran­des concentraciones industriales heredadas). La crisis industrial y los cambios introducidos por el capitalismo informacional y la terciarización de la industria producen los siguientes efectos:
a) Alteran los factores de localización.
- Disminuye la importancia de la proximidad a los recursos na­turales. En el caso de las materias primas, el abaratamiento del trans­porte por mar reduce el coste de su transporte y favorece la creación de industrias pesadas en los puertos; además las nuevas tecnologías han desarrollado sustitutos sintéticos para algunas. En el caso de los recursos energéticos, actualmente la energía se transporta fácilmente en forma de electricidad y las nuevas tecnologías permiten reducir considerablemente su consumo.

- La mejora de los transportes y comunicaciones resta importancia a la distancia y revaloriza la accesibilidad.
- La ampliación de las áreas de venta en relación con la globalización económica aminora la dependencia de los mercados locales.

- La mano de obra barata y abundante sigue siendo un factor importante de localización industrial, tanto para las industrias que la requieren en abundancia, como para las que nece­sitan profesionales cualificados.
- Actualmente el factor principal es el acceso a la innovación y a la información y, por tanto, la proximidad a los factores relacionados con él, tanto materiales (centros de investigación, infraestructuras de co­municaciones y telecomunicaciones, servicios empresariales, mano de obra y medio ambiente de calidad), como inmateriales (entorno empre­sarial avanzado tecnológicamente, receptividad a los cambios, creativi­dad); o bien la conexión a las redes que permiten obtener estos facto­res, mediante las nuevas tecnologías.
b)Crean nuevas tendencias de localización industrial:
→ Por una parte, se acentúa la difusión de la industria hacia espacios periféricos hasta ahora poco atractivos, a causa de los siguientes factores.
Los problemas que presentan las grandes concentraciones in­dustriales (deseconomías de aglomeración): la saturación y consi­guiente encarecimiento del suelo, de los equipamientos y de las in­fraestructuras; el aumento de la conflictividad laboral y el deterioro del medio ambiente juegan a favor de localizaciones menos proble­máticas.
- Las mejoras tecnológicas permiten separar las funciones de direc­ción y gestión (localizadas en las grandes ciudades) y de producción, que se reparte entre diversos establecimientos que buscan el emplaza­miento más interesante en cada caso.
- Las nuevas estrategias del capitalismo para aumentar el beneficio: en las zonas periféricas es más fácil reducir los costes salariales, fiscales, de suelo y la conflictividad laboral.
- El desarrollo de la industrialización endógena basada en los re­cursos de cada zona.
La desconcentración de la industria afecta sobre todo a los sectores maduros en crisis, que deben competir en costes bajos, lo que fa­vorece el traslado a localizaciones periféricas de las actividades es­tandarizadas más intensivas en trabajo y energía y poco exigentes en innovación. Este proceso se ha realizado a diversas escalas:
- Escala mundial las mul­tinacionales trasvasan a algunos países subdesarrollados la produc­ción de artículos acabados o de piezas y componentes.
- Escala na­cional, la decadencia de las viejas regiones industrializadas provoca la difusión de la industria hacia otras regiones que inician o aceleran procesos de industrialización, gracias a la recepción de actividades procedentes de otras áreas o al aprovechamiento de sus propios recursos.
- Escala intrarregional, algunas acti­vidades tradicionales se desplazan desde el centro de las grandes aglo­meraciones urbanas a su periferia, a ciudades medias e incluso a ámbi­tos rurales.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que la influencia de las nuevas tecnologías en la localización de la industria es cambiante. Así, la auto­matización de las tareas reduce progresivamente la importancia del tra­bajo poco cualificado, lo que proporciona nuevas ventajas a los empla­zamientos centrales y está provocando procesos de reintegración espacial de algunas industrias hacia ellos. Además, la posibilidad de mo­dernizar sectores tradicionales in situ por la incorporación de innovacio­nes, frena el traslado de algunas actividades.
→ Por otra parte, se mantiene el fuerte atractivo de los espacios centrales, que atraen a las industrias de nuevas tecnologías y a las sedes sociales de las grandes empresas.
Los sectores de nuevas tecnologías prefieren emplazamien­tos centrales, dado que son muy exigentes y selectivos en servicios e in­fraestructuras avanzados y requieren un mercado de mayor nivel, con compradores para bienes de alto contenido tecnológico. 
- Bus­can emplazamientos centrales las sedes sociales y de gestión de las em­presas y los servicios a la producción. Así, ya en 1991, el 87% de las se­des de las 500 empresas españolas principales se concentraban en el centro de las siete mayores áreas metropolitanas.
Esta concentración en las áreas centrales se observa también a escala mundial (en Estados Unidos, Japón y Europa), a escala nacional (en las regiones más dinámicas) y a escala intrarregional (en los núcleos centrales de las áreas metropolitanas y en algunos sectores más valora­dos de sus coronas).
Así, la situación actual es de complejidad, pues se da a la vez el for­talecimiento de la capacidad de atracción de los centros industriales y el aumento de las fuerzas difusoras desde estos hacia sus periferias.




3. Las tendencias actuales: difusión y concentración.
Los cambios señalados han modificado las tendencias de localización in­dustrial: se acentúa la difusión de parte de la industria hacia espacios periféricos, a la vez que se mantiene el fuerte atractivo de las áreas ur­bano-industriales más desarrolladas.
a) La difusión de la industria hacia espacios periféricos hasta ahora poco atractivos se debe a los siguientes factores:
- Los problemas que presentan las grandes concentraciones in­dustriales (deseconomías de aglomeración): la saturación y consi­guiente encarecimiento del suelo, de los equipamientos y de las in­fraestructuras; el aumento de la conflictividad laboral y de la carestía de la mano de obra, y el deterioro del medio ambiente juegan a favor de localizaciones menores proble­máticas y costes.
-  Las mejoras tecnológicas y en el transporte permiten separar las funciones de direc­ción y gestión (localizadas en las grandes ciudades) y de producción, que se reparte entre diversos establecimientos que buscan el emplaza­miento más interesante en cada caso.
- Las nuevas estrategias del capitalismo para aumentar el beneficio: en las zonas periféricas es más fácil reducir los costes salariales, fiscales, de suelo y la conflictividad laboral.
-  El desarrollo de la industrialización endógena basada en las ventajas competitivas de cada territorio atrae hacia ciertos espacios a las industrias que se benefician de sus ventajas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...